viernes, 6 de enero de 2017

Reseña de "Historia de dos ciudades", de Charles Dickens

"Eran los mejores tiempos, eran los peores tiempos, era el siglo de la locura, era el siglo de la razón, era la edad de la fe, era la edad de la incredulidad, era la época de la luz, era la época de las tinieblas, era la primavera de la esperanza, era le invierno de la desesperación, lo teníamos todo, no teníamos nada, íbamos directas al Cielo, íbamos de cabeza al Infierno: era, en una palabra, un siglo tan diferente del nuestro que, en opinión de autoridades muy respetables, sólo se puede hablar de él en superlativo, tanto para bien como para mal."
 
El libro
Título en español: Historia de dos ciudades
Autor: Charles Dickens
Editorial: Debolsillo
Año de publicación original: 1859
Nº de páginas: 432
 
La historia
Un clásico indispensable inspirado en la Revolución Francesa. Dickens nos ofrece un panorama de personajes cuyas humildes vidas se ven trastornadas por el estallido de un terrible suceso histórico. La historia transcurre entre Londres y París durante la época de la Revolución Francesa; una revolución que se presenta como un justo castigo a la aristocracia por los siglos de explotación y maltrato del pueblo. (Fuente: Quelibroleo.com

El autor
Portsmouth, (1812-1870). Charles Dickens, periodista, dramaturgo y novelista, conoció desde niño las duras condiciones de vida de las clases humildes, debido a las deudas contraidas por su padre. A la denuncia de estas condiciones dedicó gran parte de su obra. Tras unos años realizando múltiples trabajos, consiguió finalmente vivir de sus escritos, primero redactando crónicas de tribunales y, más tarde, como periodista parlamentario. La publicación por entregas en los periódicos de, prácticamente, todas sus novelas, creó una relación especial con su público, sobre el cual llegó a ejercer una importante influencia. Tras viajar por Europa y Estados Unidos, regresó a Reino Unido, donde dedicó sus últimos años a disfrutar del éxito de sus obras ofreciendo conferencias por todo el país.   (Fuente: casadellibro.com)

Valoración personal
Arrancamos 2017 con un libro un tanto diferente al que solemos reseñar. En esta ocasión, hablamos del que, según Wikipedia, es el libro más vendido de todos los tiempos: Historia de dos ciudades, de Charles Dickens. A pesar de que tengo cierta inclinación por los grandes clásicos, éste título no se acercaba en un principio al estilo de libros que acostumbro a leer. Sin embargo, a menudo ocurre que, al salir de nuestra zona de confort, nos encontramos con gratas sorpresas, como es el caso de Historia de dos ciudades, una obra diferente, una completa, didáctica y original novela de personajes con tintes de folletín francés (del bueno). 

En Historia de dos ciudades Dickens relata la histoira de la señorita Mannete quien, junto al señor Lorry, viaja de Londres a París para ahondar en el pasado de su padre, un reputado doctor que fue capturado y condenado a prisión en el París pre Revolución Francesa. A partir de ahí, Dickens irá tejiendo una delicada trama de personajes principales y secundarios que ayudan a conformar un claro retrato de la sociedad de la época, una sociedad convulsa e inestable, analizada desde sus propias entrañas y que está a punto de marcar un hito en la historia universal. Una historia de venganzas, sacrificios, amor y muchas, pero que muchas, aventuras.

El lector conocerá al doctor Mannete y a su hija Lucy, cuya historia personal está fuertemente marcada por el espírtitu de la Revolución, el señor Lorry, serio y responsable representante de la banca inglesa, o Charles Darnay, quien será juzgado por traición en Inglaterra. Junto a ellos, el autor logró crear otros interesantes personajes secundarios, como los taberneros Defarge, máximo exponente del pueblo alzado, o el oscuro abogado Sidney Carlton, de quien dependerá en gran medida el desenlace de la obra.

Historia de dos ciudades, cuya trama arranca en 1775, cuenta con una magistral ambientación espacio-temporal que ayuda al lector a comprender los acontecimientos que derivaron en la toma de la Bastilla el 14 de julio de 1789. A través de descripciones minuciosas, el lector podrá familiarizarse con los principales esecnarios de la novela, una novela con un notable compromiso social, desplazándose por las calles de un París sangrante, un París de esperanzas y miedos, de terror y dolor, con más sombras que luces. 

"Habría de llegar un día en que los espantajos descarnados que poblaban aquella región, después de tanto tiempo contemplando en su ociosidad y en su hambre al que encendía los faroles, pensarían en servirse de sus cuerdas y poleas para colgar hombres en vez de faroles y alumbrar con luz más viva las tienieblas de su espantosa situación. Pero ese día estaba aún muy lejano, y los vientos que pasaban sobre Francia sacudían en vano los jirones de estos espantajos, y las aves de voz dulce y rico plumaje no veían en ellos ningún aviso."

Historia de dos ciudades cuenta con un ritmo pausado que puede molestar y cansar a los lectores más impacientes. Y es que la novela de Dickens no es un libro para leer del tirón, sino para soborear, para leer a sorbitos disfrutando de esa prosa única y magistral que tanta fama ha dado a su autor y que nos ha dejado uno de los mejores comienzos literarios de todos los tiempos.

En resumen, Historia de dos ciudades es una entretenida y didáctica novela de personajes ambientada en tiempos de la Revolución Francesa. Repleta de aventuras, con un principio de lujo y un final a la altura de la historia y de la fama de su creador,  la novela de Dickens se presenta como un clásico imprescindible, una de esas novelas que dejan su huella en la mente y el corazón del lector. A pesar de su ritmo lento, se trata de un título 100% recomendable.

Puntuación: 4/5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor, déjanos tu comentario. Si nos dejas el enlace a tu blog, te devolveremos el comentario. :)